El fracaso en el emprendimiento

Me he animado a escribir este artículo porque cada vez oigo y leo más la palabra “fracaso”, en el mundo empresarial y de las Startups, parece que se ha puesto de moda.

Qué es fracasar

En primer lugar vamos a ver qué es fracasar en el mundo empresarial y Startups.

Según la RAE “malogro o resultado adverso de una empresa o negocio”

Es decir, que no se obtenga el resultado marcado o esperado por alguna o varias personas.

 Cuando emprendemos un nuevo proyecto, la mayoría de personas, tenemos una “visión” y nos marcamos unos hitos que queremos alcanzar, incluso un final feliz al que llegar o un estado en el que deseamos estar.

 Por muchas razones esta visión, hitos, objetivos o resultados no se alcanzan y esto podría definirse como fracaso por algunas personas.

 Creo que habría que analizar al menos de forma superficial por qué ponemos los objetivos que ponemos y cuál es la razón por la cual los ponemos. Ya que muchas veces los veo muy ambiciosos y creo que es debido al entorno, el cual pienso que nos condiciona.

 Estamos acostumbrados a ver en medios que Startups son vendidas en varios millones de euros o que determinada empresa ha facturado x millones en sus primeros 3 años de vida, emprendedores millonarios y demás excepciones, porque no dejan de ser excepciones.

 Las noticias sólo resaltan los casos muy sonados de éxito y se olvidan de todos los demás, de muchas otras empresas que no han llegado ahí o incluso que les va “bien”, quieren lo excepcional, no lo normal, a eso nos están acostumbrando.

 ¿Cuántas personas están emprendiendo y llevando sus proyectos a cabo lo mejor que saben y pueden? la mayoría. Ellos y ellas no salen en los medios, pero están dándolo todo al igual que el que sí ha salido en prensa.

 Entonces creo que el entorno condiciona nuestra visión, objetivos y aspiraciones. Aquí me hago la pregunta; ¿cómo podemos marcarnos un lugar al que llegar sino tenemos ni idea de como hacerlo y no hemos estado nunca allí?

 Pues bien esto ocurre en el mundo Startup muchísimo, si vas a cualquier ronda de presentación de proyectos a inversores podrás comprobarlo, suelo oír pitch de emprendedores en los que dicen que van a facturar x millones en el primer y segundo año.

 ¡Vamos a ver que acabas de salir de la universidad y no tienes ni idea de dónde te estás metiendo!

 Han planteado un objetivo, en este caso de facturación, que han fijado sin tener una base previa, sin histórico de datos y sin experiencia en el sector. Obviamente ningún inversor hace caso a esto pero el caso es que eso que han fijado está en su mente y les pesará muchísimo.

 Es por ello que pienso que fijan sus objetivos en función a lo que ven en su entorno y eso, bajo mi punto de vista, puede ser frustrante y creo que sería más realista plantear objetivos mucho menos ambiciosos. ¡Ojo!, yo soy la primera persona que no cumple esto y realiza planteamientos muy ambiciosos (soy consciente de ello) y es algo que estoy intentando corregir.

 ¿Entonces fracasar es no llegar donde otros han llegado?, bajo mi punto de vista no debería ser nunca así.

 No conocemos lo que hay detrás de esos casos de “éxito”, no tienes los zapatos de esa persona, no puedes saber su camino, de dónde viene, qué necesidades o problemas ha tenido en su vida ni ningún otro dato relevante, ¿entonces cómo se puede plantear conseguir lo mismo que ha conseguido él o ella?

 Creo que ser menos ambicioso planteando objetivos cuando se es novato puede ayudar a no acabar frustrado o no tomar el fracaso como algo negativo.

 Ahora tenemos el movimiento “fracasar mola”, de todos lados nos llega la frase que no pasa nada por fracasar, parece que instituciones públicas, aceleradoras y demás gurús se han puesto de acuerdo con la dichosa frase de fracasar mola.

 Casi siempre se justifica diciendo que en Estados Unidos es normal fracasar y que incluso está bien visto. Pero vamos a ver que ¡estamos en España!, somos totalmente diferentes, nuestra cultura no tiene nada que ver.

 Está muy bien que se incentive a emprender, pero habrá que ver qué nos diferencia y porque ellos son más emprendedores y porque nosotros no emprendemos. ¿Es un factor cultural?, ¿se nos enseña a emprender/crear?, ¿cómo de fácil lo pone la administración?.

 Digo yo que se debería hacer un análisis pormenorizado viendo las diferencias y tener un plan integral si se quiere incentivar el emprendimiento en nuestro país.

 ¿Vale con poner la tarifa de autónomo a 50€/mes durante un tiempo? probablemente no y debamos irnos a la raíz, a la educación. Ya que para emprender se necesitan principalmente desarrollar varias áreas como la; consciencia, inteligencia cognitiva, principios de negocio, disciplinas de negocio y el uso de herramientas.

¿No enseñan esto?, ¿cuál es el nivel de calidad de la enseñanza que recibimos?, ¿las personas que nos forman en la universidades son la adecuadas?, me podría perder en infinidad de preguntas y observaciones pero no es la cuestión a tratar ahora, aunque si quieres hacerlo por favor utiliza los comentarios para ello y hablemos.

Entonces se nos dice que emprendamos que no pasa nada por fracasar, genial, está guay fracasar y no pasa nada. Pues bien, ahora voy a mostrarte un caso público y quiero que me des tu opinión, es el caso de Josef Arjam y el abandono de su SICAV.

"El fracaso de Josef Arjam"

Josef Arjam es un deportista, emprendedor, motivador, trader en la bolsa española y gestor de fondos en la SICAV que lleva su apellido “Arjam Capital”. A finales de 2018 salió la noticia a la luz; Josef Arjam abandona su SICAV con pérdidas acumuladas del 21%.

 A raíz de abandonar la SICAV los medios de comunicación han publicado artículos tan devastadores como el siguiente.

Si no quieres leer te lo resumo, dice lo siguiente:

Cuidado con las estrellitas al invertir

La historia de Ajram engancha. Esas capacidades atléticas, esos retos deportivos que supera una y otra vez… Pero eso no tiene nada que ver con gestionar patrimonio. Y mucho menos patrimonio de terceros. Casi al contrario. Guiarse por la fascinación del personaje está muy bien para ver un documental de una marca de bebidas energéticas en YouTube, pero puede acabar siendo un desastre cuando es el mayor gancho por el que eliges un producto.

Vendedores de cursos y conferencias

“Para seguir con el negocio que realmente le da dinero, vender libros, dar cursos o conferencias e ir a la tv/radio, es mejor no tener algo cotizado que saque sus vergüenzas”, escribía ayer en Twitter el usuario finanzasmanía. “Ajram necesita cerrar la SICAV para que el resto de sus negocios funcionen. La única forma de convencer a alguien de que su proceso es bueno es no pasando por auditorías”, añadía Marcos Luque.

También un tweet que viene en el mismo artículo.

arjam0

Comentar que Josej Arjam tiene un canal de YouTube y cuándo salió a la luz la noticia en sus siguientes videos los comentarios negativos fueron demoledores, así como la cantidad de dislikes que recibió.

Para muestra dejo uno de sus videos, mira la proporción de likes y dislikes en la parte inferior de la captura.

A continuación voy a capturar los primeros comentarios del mismo video:

Comentarios terribles bajo mi punto de vista, sólo buscan hacer daño.

He capturado uno de sus vídeos más recientes y la cantidad de dislikes que sigue recibiendo es brutal, además de personas que siguen insultando en los comentarios de sus vídeos.

Bueno creo que ya sabes por dónde voy, y es que por un lado nos dicen que fracasar mola pero cuando hay un caso de “fracaso” se crucifica y entierra en vida a la persona, como ha pasado con Josef Arjam.

No conozco mucho a Josef Arjam, antes de este artículo sólo había visto algún video suyo en YouTube, y a raíz de la noticia de su fracaso empecé a leer los que publicaron los medios, vi su web y otros de sus videos en YouTube, pero decir que intento no posicionarme a favor o en contra, e intento verlo desde arriba, sin ningún prejuicio.

Lo que observo es un linchamiento de la masa influenciada por las noticias que han publicado los grandes medios. Digo yo, supongo que tendrán un gran conocimiento para poder opinar e incluso decirle cómo tiene que gestionar una SICAV.

Yo no quiero entrar en eso, ya que no soy gestor de fondos, lo que creo que se está pasando por alto es la intencionalidad, ¿quería hacer Josef hacer lo que ha hecho?

Nadie está diciendo nada de eso, pero realmente ¿es un timador como dicen y lo que quería era cobrar como gestor de la SICAV y le daba igual hacer mal o bien su trabajo?.

Si partimos de la base que no lo es, ya que nadie está diciendo nada de eso, ¿entonces se le juzga por su incapacidad? eso es lo que me parece al ver las noticias de la prensa.

Juzgar es una cosa que todos sabemos hacer bien, es fácil y es divertido. ¿Te das cuenta qué pasa cuando alguien fracasa? es juzgado de la peor manera posible y posiblemente se le cierren muchas puertas y posibilidades.

Me pregunto entonces, ¿qué pasa ahora? decimos que fracasar mola pero por qué condenamos a esta persona, reflexionemos…

Supongo que como Josef Arjam hay muchas personas que han estado en la misma situación, si tú eres uno de ellos o ellas y quieres contar tu historia en los comentarios te animo a hacerlo, me encantaría leerla aunque entiendo que sea difícil hacerlo.  

¿Qué pienso que podemos hacer para evitar estas situaciones?

Pues veo que desde la parte del emprendedor/empresario no plantear objetivos locos, sin ningún fundamento ni histórico de datos. El primer año en los proyectos suele ser muy duro, puedes plantear objetivos pero recomendaría que no fuesen muy ambiciosos si no se tiene demasiada experiencia en el sector. En el segundo año fijar objetivos en función al primer año, ya con un histórico de referencia que permita realizar plan de empresa integral.

Por el lado de las personas que juzgan creo que falta empatía, sé que es muy difícil tener empatía porque no te puedes poner en los zapatos de una persona tan fácilmente. Pero igual antes de juzgar deberíamos pararnos a pensar y observar.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recibe en tu email mis nuevos artículos para hacer crecer tu empresa.

marketing digital y estrategia empresarial

Ya he ayudado a crecer de forma sostenible a empresas que facturan millones de euros.